comida saludable para llevar
top of page

HAMBRE REAL VS HAMBRE EMOCIONAL


Cuando se trata de mantener una alimentación saludable, es común enfocarse en lo que se come y cómo se prepara la comida, pero a menudo se olvida de otro aspecto igualmente importante: en qué estado emocional se come.


La manera en que nos relacionamos con la comida puede tener un gran impacto en nuestra salud y bienestar, y una de las claves para tener una buena relación con la comida es saber cuándo parar.


El acto de comer es un proceso complejo que involucra tanto aspectos físicos como emocionales. Por un lado, necesitamos comer para obtener los nutrientes que necesitamos para funcionar correctamente. Además, la comida también puede ser una fuente de placer y confort emocional.


El problema surge cuando perdemos la conexión con nuestro cuerpo y empezamos a comer por otras razones que no son la necesidad física de alimentarnos. Es fácil caer en el hábito de comer en exceso o comer de manera descontrolada debido a emociones como el estrés, el aburrimiento o la tristeza.


Pero esto puede tener serias consecuencias para nuestra salud. El comer en exceso puede provocar obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas y otros problemas de salud. Además, puede afectar nuestra autoestima y generar sentimientos de culpa y vergüenza.


Es importante aprender a reconocer los momentos en los que estamos comiendo por motivos emocionales en lugar de necesidad física. Una forma de hacerlo es prestar atención a las sensaciones de hambre y saciedad. También es importante aprender a escuchar nuestro cuerpo y comer cuando tenemos hambre, y dejar de comer cuando estamos saciados.


También es útil desarrollar estrategias para gestionar las emociones sin recurrir a la comida. Esto puede incluir practicar la meditación, hacer ejercicio, leer un libro, escuchar música o hablar con un amigo. A mi personalmente me pasa que cuando tengo un contratiempo o algo no sale como yo quiero mi mente me pide algo de comer, y es ahí donde hay que estar presente y ser listo para no caer en la gula.



En conclusión, saber parar es esencial para mantener una buena relación con la comida y mantener una alimentación saludable. Aprender a escuchar a nuestro cuerpo ya nuestras emociones puede ayudarnos a evitar el comer en exceso y mejorar nuestra salud y bienestar en general.


¿Y tú, sabes de lo que hablo? ¿Te ha pasado alguna vez esta sensación de no saber porqué comes? Déjame tus comentarios, te leo y te escucho.



by Noelia Moreno Martinez.

17 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page